Quiéreme si te atreves.

Felicidad en estado puro, brutal, natural, volcánico. Que gozada, era lo mejor del mundo...

Mejor que la droga, mejor que la heroína, mejor que la coca, chutes, porros, hachís, rallas, petas, hierba, marihuana, cannabis, canutos, anfetas, tripis, ácidos, lsd, éxtasis...


Mejor que el sexo, que una felación, que un 69, que una orgía, un paja, el sexo tántrico, el kamasutra, las bolas chinas...


Mejor que la nocilla y los batidos de plátano...


Mejor que la trilogía de George Lucas, que la serie completa de los Teleñecos, que el fin de Milenium... Mejor que los andares de Ally McBeal, Marilyn, la Pitufina, Lara Croft, Naomi Campbell y el lunar de Cindy Crawford...


Mejor que el pequeño paso de Amstrong sobre la luna, el Space Mountain, Papa Noel, la fortuna de Bill Gates, las malas experiencias cercanas a la muerte, la resurrección de Lázaro, todos los chutes de testosterona de Schwarzenegger, el colágeno de los labios de Pamela Anderson, mejor que los excesos de Morrinson...


Mejor que la libertad...


Mejor que la vida.

Si, bailaré contigo.

"¿De qué sirve que te diga que no dejo de pensar en ti desde que me despierto?¿De qué sirve que a veces no puedo ni pensar con claridad ni hacer bien mi trabajo como es debido? Explícame que gano diciéndote que únicamente siento miedo como los demás, cuando pienso que pueden hacerte daño...

Ésa es la razón por que que estoy en este porche Ivy Walker... Temo por tu seguridad por encima de todo.
Y si, bailaré contigo en nuestra noche de bodas."

Textos sacados de películas de viernes noche mientras piensas si tú llegarás a tener noche de bodas.

Ahora comprendes el significado.

Soy mayor. Y lo odio. Me gustaría que la gente no me mirase mal cuando me meto en las piscinas de bolas, creo que ni mi madre se cree que es solo para vigilar a los niños. Miro envidiosa a los pequeños jugando a mi alrededor, yo tambien quiero ser una princesa encantada o un astronauta metida en mi nave. Que mal, yo no quería crecer, y supongo que es demasiado tarde para viajar al país de Nunca Jamás. Mentiría si dijera que de vez en cuando no juego con la casa de muñecas de mi hermana pequeña, si dijera que no le robo las piruletas que guarda en su lugar secreto de la cama. Si, yo le enseñé ese lugar, hace un tiempo también fue mi lugar secreto en el mundo.
Quiero ser una niña pequeña: quiero saltar, quiero correr sin importar donde acabaré, quiero imaginar mundos que solo yo conozca... Espera, eso si puedo hacerlo, ¿no?

Si buscas sentido, lo siento... te equivocaste de persona.



No te diré que te espero, te esperaré con los brazos abiertos, con las esperanza de que vengas a ocupar ese hueco. Ese, y el de mi corazón; sé que no sabes que te espero, que por ti me muero, que tengo la esperanza de que me ayudes a salir de mi estado de ebriedad. Porque tú y solo tú me puedes consolar, solo contigo me puedo perder y saber donde estoy. Dormir a la luz de tus pupilas, con el calor de tus brazos y la canción de tus latidos. Podría ser perfectamente dependiente de tus sonrisas y miradas, sin lugar a dudas te entregaría la ultima gota de mi ser.

Por favor, ayúdame.


No sé como me siento, solo escribo por escribir. Diré que me duelen las piernas y mi cabeza parece a punto de explotar. Mi vida no es la mejor, pero sé vivirla. Estoy viva. Sufro, río, lloro, sonrío, hago locuras, me aburro muchas veces, corro por el simple hecho de sentir la tierra bajo mis pies sabiendo que mi mente vuela alto. Tengo miedo, miedo de perder todo lo que tengo. Lo tengo todo y en realidad no tengo todo lo que deseo.  
Quiero libertad, libre decisión, quiero volar tan alto como mi imaginación, quiero sentir mantequilla derretida en mi boca, quiero mangonear por un momento a todos los que estén a mi alrededor, le quiero a él, quiero que me mire, quiero que me quiera, quiero que me toque, quiero que me piense, quiero que me bese.
Lo quiero todo, y es posible que no lo consiga.


Simplemente verte pasar, no hace falta hablar. Mirar, mirar mirar. Pupila dilatada, pestañas enmarcando lo evidente. Mirar, mirar mirar. Sonreír, tu cuerpo me atrae como canto de sirena, queriendo perderme entre las rocas. Mirar, mirar, mirar. Perderme entre canciones que rompen corazones, es posible que no sepas ni mi nombre. Mirar, desear, fracasar.