Fuera de si en medio de LA catástrofe

Como buen Virgo, amaba pocas cosas en el mundo.
Pero cuando lo hacía, ay, que frenesí,
se mete por las venas de cualquiera que tenga la mala suerte de mirar.

Tenía, también, uno de esos recuerdos que se guardan bajo llave en la cabeza,
de esos que de vez en cuando abres para echar un breve vistazo,
de esos por los que andas de puntillas y conteniendo el aliento para no perturbar.

Inocente de ella que desconfía, como una niña de huesos de tiza
a la que mounstros de acuarela atormentaba
buscando sus pedazos de buena suerte.

Aun así, tenía muy claro, que de escoger un lugar donde empezar a joderse la vida, elegiría sin lugar a dudas aquella espalda que abarca 3 de las 5 cosas que ama. Porque, como toda buena alma descarnada, ella se mordía el interior de las mejillas cuando remendaban sus heridas
dos manos que no eran las suyas.

Su hogar.







8 comentarios :

  1. tu llamado en este mundo es la poesia!

    todo mundo deberia tener un libro tuyo en su casa!

    ResponderEliminar
  2. "Tenía, también, uno de esos recuerdos que se guardan bajo llave en la cabeza,
    de esos que de vez en cuando abres para echar un breve vistazo,
    de esos por los que andas de puntillas y conteniendo el aliento para no perturbar"
    Flipante, me encanta, la guardaré en mi memoria para esos días que necesitas respirar un poco mejor.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  3. Precioso texto. Cada día mejor.

    PD: me encanta la nueva cabecera del blog.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Escribis hermoso! Nolunca dejes de hacerlo :)

    ResponderEliminar
  5. Escribis hermoso! Nolunca dejes de hacerlo :)

    ResponderEliminar
  6. A veces hay que atreverse a dejar entrar a esa persona que te desordena la vida. Nada es más lindo y arriesgado que eso.
    Besos

    ResponderEliminar

Now you write